Canales abiertos

Las aguas corrientes en la naturaleza representan “flujos en canales abiertos”. Desde hace siglos, el hombre ha realizado intervenciones de construcción en ellos: sistemas de regadío, protección contra las inundaciones y aprovechamiento de ríos para la navegación y la producción de energía.

Algunos ejemplos conocidos son los antiguos sistemas de conducción de agua (acueductos) o los canales de irrigación agrícolas, que se extienden a lo largo de grandes distancias: las “Levadas” en Portugal (abajo).